Pages Navigation Menu

compartiendo pedacitos de vida

El E-mail

El E-mail

Hace algunos años cuando era joven solía comunicarme en forma profusa con algunas amigas y familiares por escrito. Eran otros tiempos y otras formas  de tener contacto, en esa época, escogía en forma minuciosa el papel, su textura, color y la infaltable tinta verde, Me fascinaban las plumas  y las consentía mucho, nadie podía escribir con la mía, (dado que cada persona ejerce una presión diferente cuando escribe lo que termina deformando la pluma).

En fin los años pasan y los medios cambian, hoy es obsoleto enviar una carta en papel a un amigo, si existe la inmediatez de un E-mail. Un Facebook o el incomprensible Twitter el cual casi me parece impúdico.

Me digo que se perdió y que se gano, bueno los e-mail son instantáneos, pero tan cortos, tan sintetizados que dejaron de transmitir el alma de quien escribe. Como decía alguien por allí, “dos cucharadas de sopa y manos a la presa”.

Las cartas, llevaban ese toque personal, que las hacia tan especiales, recuerdo a un amor que ocupo largo tiempo de mi existencia, con el cual nos escribíamos casi a diario, y los mas especial era distinguir su letra y el olor de su perfume en los pliegos de papel, bueno el truco consistía en poner una diminuta gota de perfume en una pequeña motita de algodón e introducirla en el pliego de papel después de doblado y colocarla en el sobre… y el perfume se conservaba o mejor el aroma permanecía.

Era romántica y personal, además la letra hacia la misiva única. Para esas épocas yo solía escribir a diario y me tomaba mi tiempo, al final mis escritos eran muy notables, no tanto por su contenido, pero si por la caligrafía, aun a la presenten me preguntan por mi letra y eso da un toque de vanidad muy agradable.

Pero yo no iba a escribir de cartas viejas si no del Seños don E-mail. Resulta que desde hace muchos años tengo una cuenta personal por medio de Gmail, y me acostumbre a ella, y me es muy fácil encontrar cada cosa y nada se me pierde. Este blog, llego aperado de un flamante correo e-mail y claro yo muy orgullosa lo llame Webmaster, mas por presunción que por conocimiento, en fin, allí estaba mi correo especial, pero nadie me escribía, se suponía que era para el blog y llegue a pensar que era un desperdicio, que no tenia sentido tenerlo, pero como era algo anexo al blog, yo no dije ni pío.

Paso mucho tiempo, y ese email el flamante Webmaster, yo lo revisaba juiciosamente, pero nunca había nada para mi…. siempre salía de esa parte del blog un poquitín triste.. Ni mi amiguito Peruano me escribía, a mi sin estrenar e-mail…

Al final deje de revisarlo era algo sin sentido. Ahora estoy retomando de nuevo esto, ya que el blog me encanta, eso de contar sus trivialidades a otros es agradable, y en esas volví al correo, y empecé a “esculcarlo” por todos lado, pero nada, estaba sin estrenar, nuevecito, recién desempacado, de fabrica, nuevito luego de mas de un año y por allí en algún lado bien escondiditos me encontré a un montón de mensajes bien camufladitos, recien escritos de hace meses,  que nunca antes me di cuenta que estaban allí…

Upppsss…. el e-mail si estaba estrenado por todos ustedes a quienes les digo gracias… muchas gracias…. solo que yo, gran despistada nunca supe donde encontrarlos, eso no pasaba con las cartas en papel, el señor cartero tocaba a nuestra puerta y sobre en mano lo entregaba.

Gracias por estar allí por leer un poquito de estos pedacitos de existencia…

L.

468 ad

One Comment

  1. Muy buen artículo. Lo que dices sirvió de mucho, te agradezco!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *